Las personas que tienen estilos de vida activos y saludables aparentan tener menos problemas dentales, mientras que aquellos que fuman, comen mal o consumen alcohol regularmente han incrementado la bolsa periodontal, según informes de la Academia de Odontología General.

El estilo de vida afecta significativamente las bolsas periodontales; estas bolsas son espacios donde las encías han cedido de los dientes, exponiendo las raíces. El estilo de vida se midió en cuanto a hábitos alimentarios, de fumar, consumo de alcohol y actividad física. Por ejemplo, los fumadores con malos hábitos alimentarios y que consumen alcohol regularmente son menos propensos a lavarse los dientes y tienen menos conciencia sobre la salud básica que un no fumador, quien se ejercita y tiene mayor tendencia a cepillarse los dientes y usar hilo dental regularmente.

Las personas que no se cepillan los dientes, no usan hilo dental o no visitan a su dentista periódicamente tienden a incrementar la cantidad de sarro y caries en la boca. Esto puede llevar a sangrado de encías, gingivitis aguda y eventualmente, enfermedad periodontal. Las bolsas periodontales aumentan debido a una menor frecuencia de la higiene dental y un estilo de vida poco saludable.

Los hombres tienen más bolsas periodontales que las mujeres, generalmente porque los hábitos de salud dental de las mujeres son mejores.

Información por cortesía de la Academia de Odontología General.